Archivo de la etiqueta: Terrorismo

Complicidad, comodidad y cobardía.


A nadie se le escapa que cualquiera de esas tres ce es la que permite en demasiadas ocasiones que los sinvergüenzas triunfen. Si a ellas añadimos esa necia convicción según la cual cualquier ideología (mayormente defendida por la Izquierda) que participe en el sistema democrático es, sólo por eso, democrática, sobre todo si tiene un número significativo de votantes, nos encontraremos ante la tremenda encrucijada en la que se encuentra hoy España y gran parte de Europa. No se trata solamente del comunismo y del islamismo, sino también del acceso al poder de terroristas y de secesionistas que se niegan a respetar la Ley, a su capricho. Y no es que falten ejemplos lejanos y cercanos en la Historia que nos avisen del peligro.

los tres pilares de la capitulación...

los tres pilares de la capitulación…

Ante la intentona de personajes, como Arnaldo Otegui, de presentarse como candidatos a las elecciones, a pesar de que la Ley se lo impide, la postura del PSOE (o de su sección vasca) es ambivalente: o se ponen de perfil o aplauden hasta con las orejas. En el primer caso la argumentación, si se le puede llamar así, es que si ellos se oponen, los de Bildu tendrán más votos, lo que muestra una táctica comodona y cobarde. En el segundo, al parecer, la responsable autonómica del PSE ve muy interesante una colaboración (no sé si coalición) entre ellos, los de Podemos y los representantes de ETA, y esta postura es de complicidad con los enemigos de la Democracia, les guste o no a los del partido socialista.
La ambivalencia  de los socialistas es vieja, como viejo es su principio de que el fin justifica los medios, siempre que el fin sea alcanzar el poder. Desde que Felipe González convirtiese la gran mentira en un libro titulado Un discurso ético, el mal se ha ido agravando en el PSOE con el transcurso del tiempo, con la connivencia necia de una parte de la sociedad, de los medios de opinión y de otras fuerzas políticas que les han hecho el juego por intereses de táctica política, incluido el Partido Popular. Con el resultado de que su bendición democrática a cualquier facción política que les pudiera ayudar para alcanzar o retener el poder, ha llegado al extremo actual de considerar aceptables e incluso imitables aquellas doctrinas que en sus inicios sólo eran tolerables para el PSOE.
Nada nos debería extrañar, pues, que ahora abracen con deleite a los antiguos terroristas, incorporen a su ideario político cualquier majadería totalitaria de sus presuntos rivales de la Izquierda o que se escondan cómodamente ante una ilegalidad manifiesta con la excusa de que debe ser la Justicia quien actúe, como si lo que pidieran los partidos democráticos fuese una comisión parlamentaria para investigar los ERE de Andalucía. Su miopía estratégica y su necedad táctica son las que permiten que se envalentonen los enemigos de la democracia y de la libertad, los criminales no arrepentidos y los sinvergüenzas que ellos apoyan por empatía política.
Y lo más triste es que no va a ser únicamente su partido el perjudicado sino toda la sociedad española.
Pepe de Brantuas. Agosto de 2016, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Vida humana

De muslimes, rodrigos y julianes.


Si hemos de creer a los mitos históricos hispanos será en sus moralejas, porque la sicología de los personajes sólo está escrita en el libro del Juicio Final y habrá que esperar a que nos la lean. Cuentan de Rodrigo que era algo lujurioso, a modo y manera del centro derecha de ahora, y el Julián de marras debió ser el progre de la época, que con ganas de venganza se alió al moro (del latín maurus, habitante negro de la Mauritania, que era como Roma llamaba al África profunda) y convirtió a Hispania en una penumbra que no se erradicó hasta 8 siglos después.

menos palabras y más soluciones...

menos palabras y más soluciones…

No sé si los mauros de la época eran como los terroristas de ahora, pero parece claro que los de DAESH, Al Qaeda y derivados, amén de los que los financian, o celebran sus crímenes en público o en privado, no siguen a ningún dios sino a Satán, el padre de la mentira, la violencia y todo tipo de crímenes. Y también, hogaño como antaño, tenemos rodrigos gobernando y julianes intrigando y haciéndole el juego a esta gentuza imperialista y violenta que trata de imponer sus diarreas mentales por todo el universo, que ahí está la moraleja del mito histórico.

No niego que el problema tenga difícil solución al tener toda una quinta columna en Occidente formada por millones de musulmanes y ésos que apoyan unilateralmente su cultura, en sentido amplio, aunque ésta se oponga frontalmente a los valores occidentales y a nuestras leyes democráticas. Pero tiene que haber soluciones para perseguir fanatismos político-religiosos con la misma intensidad que se persigue el nazismo. O, por lo menos, con el mismo empeño que se pretende combatir la islamofobia. Lo contrario, perseverar en una islamofilia ingenua, sería una rendición y un desastre para todos nosotros.

Les gustará o no a los progres julianes de nuestra época, pero estamos en una guerra abierta y a eso tenemos que atenernos o seremos barridos por los fanáticos, los intolerantes, los criminales, los terroristas, eso sí, con su complicidad de ingenuos y la desidia necia de los políticos gobernantes.

Pepe de Brantuas. Julio de 2016, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Por el Mundo, Vida humana