Archivo de la etiqueta: Socialismo

El Multador de Gallegos y otros oficios estrafalarios.


No les hablo de guardias civiles ni de su Benemérita Institución, aunque a veces los usen para sus fines. Les hablo de personas reales que ocupan cargos políticos o administrativos y que, después de muchos años ejerciendo en lo público, han demostrado saber mucho de su especialidad universitaria, pero no han aprendido nada sobre nuestra historia, sobre nuestra sociedad, sobre nuestra cultura, sobre nuestra geografía…, en resumen, sobre nuestra forma de ser y de vivir. Los gallegos, como alguno de ellos dice a pesar de haber nacido aquí, debemos ser sometidos, no al viejo estilo de la doma y castración del Reino, sino al más moderno de freírnos a impuestos, con infinidad de leyes y decretos, de mangonearnos en todo y de multarnos si nos salimos del rego; del suyo, del que han inventado en sus despachos, en sus cátedras, o en los sitios que se reúnan para concebir sus despropósitos.

y peligrosos para la libertad.

Cuando aprobamos el Estatuto de Autonomía de 1981 muchos estábamos convencidos de que era un instrumento para nuestra libertad, la de los ciudadanos, la de las gallegas y los gallegos, como se dice ahora, pero no podíamos sospechar lo que, con el tiempo y la actuación de centenares de políticos de todos los colores, se iba a gestar: un monstruo ordenador y regulador de nuestras vidas hasta extremos insospechados. Un monstruo que, cual Hidra de Lerma, tiene infinitos tentáculos y en cada uno de ellos una maligna cabeza. Claro que sólo una es la que controla su cuerpo, dirán algunos y yo no lo sé, pero a veces parece que disfrutan de una libertad que se nos niega a la ciudadanía. Basta gastar un poco de tiempo investigando para descubrir cuales son esos tentáculos aunque cuesta mucho, además del dinero que se llevan, el saber que utilidad real tienen demasiados de ellos.

Una de esas testas, en mi opinión, es la que ostenta la Dirección Xeral de Ordenación Forestal…, el nombre ya lo dice todo. A comienzos de julio, en una entrevista en la radio, coreada por la prensa escrita, con una agresividad inusitada, amenazó con multar a media Galicia. Al menos a aquella parte que es propietaria, en su mayoría por herencia, de fincas con árboles que aquí llamamos montes. No leiras ni prados ni pradellas, montes, aunque su cabida en centiáreas o ferrados sea tan pequeña que acaso no quepa en ella un autobús. No son montañas, ni cerros ni colinas, ni oteros grandes o pequeños, son pequeñas parcelas que antaño estaban llenas de arbustos y nuestros abuelos plantaron de árboles antes de que existiera el ICONA de la dictadura o sus hijastros posteriores. Gracias a esas plantaciones tempranas, que en muchos casos disfrutamos sus hijos y sus nietos, se crearon empresas, pequeñas y grandes, que se nutren de su madera y que han creado una riqueza en muchas zonas rurales que ninguna administración pública fue capaz de crear ni lo será nunca.

Pero claro, nuestros abuelos vivían en el campo, mejor o peor, se ayudaban unos a otros si había un incendio, controlaban sus fincas y aprovechaban el esquilmo, eso que llaman biomasa, como cama del ganado y posterior abono en sus cultivos. La superficie forestal gallega creció gracias a la multitud de pequeños propietarios que gestionaban sus tierras con mucha más libertad y con casi ninguna ayuda o interferencia pública. Pero esa multitud de propietarios es la que siempre molestó a los teóricos de montes venidos de otras partes, ignorantes de lo nuestro, pero muy sabios en formas y maneras siempre mejores que las nuestras, según ellos. Nuestros bosques siempre fueron, para ellos, un galimatías forestal, porque sus mentes sólo son capaces de encontrar algo de belleza o de utilidad en lo ordenado, en lo planificado, en lo diseñado fríamente en un gabinete o en un estudio profesional, en convertir nuestros valles y montañas en un inmenso jardín cuadriculado donde cada especie tenga su sitio al margen de la voluntad de quienes son propietarios.

Pero todas las vanas ilusiones que pueblan esas cabezas no serían peligrosas si no tuvieran el poder que tienen ahora, si no escondieran tras la presunta conservación de la naturaleza o el hipotético cambio climático los intereses de multinacionales por hacerse con la propiedad o, al menos, con la gestión de la riqueza forestal gallega, si no aprovecharan el miedo de un incendio desastroso, como el reciente de Portugal, para engañar a los ciudadanos diciendo que puede ocurrir lo mismo aquí por culpa de la mayoría de los propietarios de parcelas forestales, de montes, como hizo en la Radio D. Tomás Fernández-Couto y Juanas, el responsable de ese tentáculo administrativo que es la Dirección Xeral de Ordenación Forestal, que además ostenta representación en otros pedúnculos cuales son SEAGA, la inoperante SOGARISA y el inútil AGADER. Y digo inoperante, en un caso, porque desde 2016 ejerce su función una empresa de capital privado vinculada al grupo empresarial gallego Fomento de Iniciativas, e inútil, en el otro, porque no ha conseguido sus objetivos de desarrollo rural ni ha evitado, por lo tanto, el despoblamiento.

Cada vez estoy más convencido de que las políticas para que el campo gallego se despueble no son una conspiración, sino una estrategia a medio plazo para hacerse con la propiedad de la tierra en Galicia o, al menos, con su uso y usufructo. Sólo mirándolo desde ese punto de vista se entiende el fracaso en consolidar la población en una tierra fértil como la nuestra y todas las leyes o decretos que se han aprobado en los últimos lustros. Al fin y al cabo ya se hizo en otras épocas y en otras partes, como la Inglaterra de los siglos XVIII y XIX, donde acabaron por apropiarse de la mayoría de las pequeñas y medianas explotaciones generando grandes latifundios y provocando la emigración masiva, que proporcionaría mano de obra barata a la revolución industrial británica. En nuestro caso puede favorecer el proceso la ignorancia de la mayoría y la incompetencia de demasiados políticos que dicen representarnos. No sé si el proceso ya es irreversible ni tampoco donde incluir al Director Xeral de Ordenación Forestal. Pero no me extrañaría que algún día a una multinacional —gallega o no—, se le ofrezca la oportunidad de fomentar una iniciativa para explotar la mayoría de nuestras fincas forestales, de nuestros montes, con o sin nuestro permiso.

Y eso no es Neo Liberalismo, es Neo Socialismo, acaso en versión moderna.

Pepe de Brantuas. Julio de 2017, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Vida humana

De Esopo


«El caballo y el mozo de cuadra.» Un mozo que robaba la cebada del caballo y la vendía, lo limpiaba y lo peinaba todos los días. El caballo le dijo:

– «Si realmente quieres que yo sea hermoso, no vendas la cebada que me alimenta».

Los ambiciosos halagan a los pobres con palabras seductoras y con adulaciones, los despojan incluso de lo necesario.

Esopo. Fábulas. Alianza Editorial S. A., Madrid, 2000.

Deja un comentario

27 noviembre, 2016 · 7:30

Perlas legislativas de la Xunta de Galicia.


Los candidatos de Centro, presuma éste de ser derecha o izquierda, no responden a preguntas claras y concisas, lo que presupone una negación de los valores que defendían esas formaciones poco tiempo atrás. Pero puede ser una buena forma de conocer sus intenciones e ideario el repasar las exposiciones de motivos de varias leyes, que a nivel de Galicia ha propuesto y aprobado el Partido Popular los últimos cuatro años. A modo de ejemplo valgan estas perlas:

¿Qué hay detrás del centro-deecha de hoy?

¿Qué hay detrás del centro-derecha de hoy?

LEY 12/2016, de 22 de julio, por la que se modifica la Ley 11/2007, de 27 de julio, gallega para la prevención y el tratamiento integral de la violencia de género.
FALACIA DE LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO:Naciones Unidas reconoce la violencia contra las mujeres como una manifestación de las relaciones de poder históricamente desiguales entre los sexos que, de hecho, impide el avance pleno de las mujeres, siendo la violencia uno de los mecanismos sociales para mantener su situación de subordinación. En orden a remover las estructuras que causan y perpetúan esta situación, en Galicia tenemos la obligación de establecer los mecanismos legales y sociales que propicien un cambio real en las relaciones de poder asimétricas entre hombres y mujeres.

LEY 4/2015, de 17 de junio, de mejora de la estructura territorial agraria de Galicia.
PLANIFICACIÓN Y SUBORDINACIÓN DE LO RURAL A LOS CRITERIOS URBANOS:El concepto de reforma de las estructuras agrarias, que históricamente se contempla en la legislación como un fin en sí mismo y como un conjunto de actuaciones independientes del entorno económico y social, ha servido para dotar de infraestructuras y, en cierta medida, facilitar la transformación del sector agrario español de cara a lo que hoy es. Sin embargo, se trata de un concepto claramente agotado y que no responde a los modelos de desarrollo rural vigentes en Europa, que pasan por concebir el medio rural como un todo en el que, sin duda, la actividad agraria debe ocupar un lugar principal, pero no único ni independiente. El espacio rural se entiende, desde ese nuevo enfoque, como un conjunto de actividades relacionadas y equilibradas, en el que las funciones productivas han de convivir en armonía con las de defensa del entorno, el paisaje y el patrimonio hacia un objetivo único: la mejora de calidad de vida de la población en su medio y, como corolarios, la lucha contra el abandono, la mitigación de los efectos del cambio climático, la alimentación sana y de calidad, la fijación de la población en el territorio rural y la mejora de los servicios puestos a su disposición.

LEY 5/2016, de 4 de mayo, del patrimonio cultural de Galicia.
NACIONALISMO PURO. CULTURAL, PERO NACIONALISMO:Asimismo, es necesario recordar que el artículo 32 del Estatuto de autonomía de Galicia determina que le corresponde a la Comunidad Autónoma la defensa y la promoción de los valores culturales del pueblo gallego. Estamos, pues, ante un mandato inequívoco, singular y relevante que dota al texto legal de una destacada significación en el desarrollo de los principios estatutarios que le dan sentido a la autonomía de Galicia. En efecto, ésta, lejos de ser una mera consecuencia de la ordenación territorial del Estado, se constituye sobre la base de unos poderes que emanan de un pueblo que lo es en virtud de los valores culturales que lo configuran.

LEY 2/2016, de 10 de febrero, del suelo de Galicia.
SOCIALISMO Y APROPIACIÓN DE LA PEQUEÑA PROPIEDAD RURAL:La Ley del suelo apuesta por la protección territorial y, en particular, por la defensa y respeto del suelo rústico, ya sea por la afección al dominio público o por la presencia de valores merecedores de especial salvaguarda. Y todo ello sin perder de vista la dimensión del suelo rústico como suelo productivo y útil, que debe ser contemplada y potenciada.”

LEY 5/2015, de 26 de junio, de derechos y garantías de la dignidad de las personas enfermas terminales.
EUTANASIA ENCUBIERTA:…deben asumirse no sólo los límites de la medicina, sino también el hecho inevitable de la muerte, lo que conduce a hacer un uso adecuado de los recursos disponibles para prolongar la vida. No es buena práctica clínica prolongar la vida a cualquier precio, y, dado que estamos abocados a la muerte, el mantenimiento de la vida no debe considerarse más importante que lograr una muerte en paz.

LEY 8/2014, de 26 de septiembre, de reforma de la Ley 1/1993, de 13 de abril, de protección de animales domésticos y salvajes en cautividad.
ANIMALISMO Y CONVERTIR A LOS CIUDADANOS EN CHIVATOS:Existe la urgente necesidad de enviar un mensaje claro y conciso contra el maltrato a los animales y de marcar un punto de inflexión a partir del endurecimiento de las sanciones y del impulso de iniciativas para sensibilizar y educar a la ciudadanía gallega en materia de denuncia, buenas prácticas y tenencia responsable.”

LEY 2/2014, de 14 de abril, por la igualdad de trato y la no discriminación de lesbianas, gays, transexuales, bisexuales e intersexuales en Galicia.
PROMOCIÓN DE LOS LGBTI. DERECHOS DE UN COLECTIVO MINORITARIO SOBRE LOS DERECHOS HUMANOS DE LA MAYORÍA:El título I establece las disposiciones generales para la actuación de los poderes públicos en la defensa de los derechos del colectivo LGTBI y en la promoción de su visibilidad.
El título II recoge las medidas que se deben adoptar en los ámbitos policial y de la justicia, laboral, familiar, de la salud, de la educación, de la cultura y del ocio, de la juventud y de la comunicación para la promoción de la igualdad, visibilidad y no discriminación del colectivo LGTBI.

Y todo esto no es más que una muestra. Se entiende que los candidatos guarden silencio.
Pepe de Brantuas. Septiembre de 2016 en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Vida humana

Democracia offshore…


La oración hecha y la declaración presentada, cabalgamos…

Es curioso que 25 siglos atrás Aristóteles definiera con tanta claridad la política fiscal de los tiranos (o quizás la tiranía fiscal): los impuestos y las cargas públicas debe parecer que los recauda a causa de la administración pública, y por si alguna vez necesita emplearlos en circunstancias de guerra, y debe presentarse en general como guardián y administrador de bienes comunes y no como propios. Ya saben ustedes eso de que Hacienda somos todos y etc., lugar común en todo Occidente, que pasó de ser una verdad creída a un eslogan más que dudoso. Y digo Occidente, porque ya se sabe que en los regímenes socialistas todo es de todos, todo pertenece al Partido y éste a unos cuantos.

Pero como en las democracias se fue pasando de una gran libertad económica a un control inmoderado de los negocios, a una recaudación fiscal cada vez mayor y al endeudamiento disparatado de los países, el capital, que gusta de la libertad, se acogió a esos pequeños territorios que le permitían baja tributación y casi vergonzante discreción. Así nacen las famosas sociedades offshore para operar desde esos lugares e invertir en todas partes, menos en ellos. Y contra lo que piensa la mayoría, aunque una parte de su dinero se invierta en el mismo Occidente, otra y no pequeña, se reparte por las dictaduras y tiranías que en el mundo hay, empezando por China y acabando por cualquier régimen bananero. De alguna forma, aunque a algunos les duela reconocerlo, estas empresas ayudaron al desarrollo de países que no hace mucho tiempo estaban en la miseria. Y también ganan dinero, por supuesto, aunque a veces pierdan.

¿Paraíso o naufragio?

¿Paraíso o naufragio?

Los que piensan que la riqueza es única, que nada tiene que ver en ella la inteligencia, que no se puede crear sino sólo repartir, es lógico que piensen que una sociedad de allende la mar con sus dineros nos resta a nosotros fortuna y patrimonio, amén de los impuestos que no paga aquí, pero en realidad mucha de nuestra riqueza actual depende de las inversiones que hicieron desde lejos otros, con su capital, porque ésta era una nación que les parecía interesante para crear más riqueza, seguramente desde esos llamados paraísos; ellos ganaron y nosotros también, aunque dejasen de pagar algunos impuestos en los países donde habían nacido. Por esa razón, escandalizarse a estas alturas de quienes tienen o tuvieron empresas o sociedades offshore es una hipocresía, cuando no una argucia política de quienes desean controlar al 100% la vida de todos los ciudadanos, no sólo la de aquellos que denominan ricos. Sobre todo si esos nuevos moralistas miran con ojos codiciosos el erario que se crea con los impuestos que pagamos todos; todos, incluidos los más pobres, que aquí, poco o mucho, siempre gastan en comprar, aunque sea lo imprescindible para vivir.

Todos los gobiernos que hemos tenido se han mostrado codiciosos, in crescendo, de nuestros bienes, por pocos que estos sean. No hubo nunca cambios sustanciales entre conservadores y socialistas, como no fuese en el tipo de impuestos a emplear y a un cierto grado de confiscación que ya se da en algunas comunidades autónomas, pero si algún día gobiernan los de la mentalidad económica estrecha y simplista vamos a comprobar una vez más en nuestra historia lo que es ser un país pobre. Aunque a esa pobreza va ser muy difícil asimilar la tradicional honradez del dicho patrio, porque en lo de corromper y corromperse hasta los más nóveles moralistas de la política apuntan maneras. Al final, lo que se irá offshore será la misma democracia, pues ese anglicismo lo que realmente significa es mar adentro o allende la mar

Pepe de Brantuas. Abril de 2016, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

2 comentarios

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Por el Mundo