Archivo de la etiqueta: PNV

La derecha tri-fálica y el contubernio penta-culos (que no pentáculos)


A la ministra Delgado, bajo mínimos y cada vez más efímera, parece que le traicionó el subconsciente cuando dijo aquello de la derecha tri-fálica, si hemos de hacer caso a su rectificación. Le deben gustar mucho Casado, Abascal y Rivera, a pesar de su tendencia política, sino sería difícil de entender ese trastorno verbal. Es lo que pasa con las discriminaciones positivas y la equiparación aritmética, que más de una vez ocupa el puesto la mediocre de turno. Y menos mal que son tres machos y ella es hembra, porque ¿se imaginan a un ministro hablando de tres políticas como la izquierda tri-uterina, tri-cónica o tri-coñera?

Pantaculo

Además, ser ministra de un pentágono político tan variado como el que irguió a su líder a la jefatura del gobierno, que podría ser calificado como penta-culos, por recurrir a un símil anatómico como el suyo, ya que por ahora ellas, ellos y los indeterminados de género nacen todos con trasero y producen viento, lluvia, pedrisco o nieve a través de él, según lo que hayan comido y bebido o como les haya sentado; como cualquier mortal. Claro que son nalgas giratorias que unas veces defecan políticamente en la misma dirección y otras se ensucian mutuamente sin el menor rubor, por eso tanto valen para apoyar como para derribar al mismo gobierno. Claro que a Sánchez, su presidente, le debe gustar el olor y la textura porque ya está pensando en repetir, si los españoles somos tan tontos como para ponérselo en bandeja, que a él no le importa pactar con las derechas secesionistas catalana y vasca con tal de que sus posaderas ocupen la presidencia.

A parte de que el socialista Tezanos se cisque en todos los españoles y nos saque de la chistera o de sus asentaderas las encuestas electorales, lo cierto es que hay mucha inmundicia voladora que se puede juntar toda para crear el gran zurullo otra vez y seguir convirtiendo a España en una pocilga ideológica, moral y política. No soy de los desesperados y creo que aún se puede poner coto a tanto detrito y no habrá tanta necesidad de taparse las narices a la hora de votar, porque el hedor que ya se extiende por todo el país gracias al último gobierno no nos permite demasiado percibir otros aromas, sean estos agradables o no. Además, nos conviene, porque contra los daños de estos tipos de viento, lluvia, pedrisco o nieve, no hay compañía de seguros que nos ampare.

Ruego me disculpen lo escatológico, pero es que con ministras así la tentación viene fácil.

Pepe de Brantuas. Febrero de 2019, en España

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política

Aunque la mona se vista de seda…


(Althougth the monkey in silk…)

Conferencia de San Sebastián

Conferencia de San Sebastián

Vestir cualquier cosa con palabras altisonantes es un indicio de vacuidad o de intento de embaucar al incauto. Cuanto más barroca sea la forma menos entidad tiene el fondo. Que una fuerza política, si se le puede llamar así a Bildu, contrate y organice una Conferencia Internacional de Paz, usando a la plataforma Lokarri como pantalla, no es más que adornar una estrategia paupérrima para que parezca que tiene substancia.

Si echamos una ojeada a quienes participan, Berghof Foundation, Conciliation Resources, The Desmond Tutu Peace Foundation, NOREF, y, dentro del llamado Grupo Internacional de Contacto, del componedor Brian Currin, están Silvia Casale, Pierre Hazan, Raymond Kendall, Nuala O’Loan y Alberto Spektorowski, nos dirá una idea de por donde van los tiros.

Las dos damas que figuran en el Grupo son especialistas en perseguir la tortura policial. El señor Kendall fue de la Interpol y no está muy claro si mudó de bando o a qué se dedica. El resto de los miembros, fundaciones, académicos o personajes, son expertos en conflictos bélicos a lo largo del planeta. ¿Que nos indica esto? Que la estrategia de ETA y los suyos de hacer ver sus crímenes como una guerra entre el País Vasco y España, y de poner a la policía española de torturadora para arriba, es lo que pretenden los organizadores abertzales.

Si estos intercesores no son cómplices de esa estrategia, ¿dónde se encontraban todas estas organizaciones y personas tan pacifistas cuando la banda terrorista estaba en plena forma y asestaba golpe tras golpe a la democracia española?

¿Y qué pinta en todo esto el PSOE? Que Eguiguren asista como observador no debería extrañar. Sería capaz de ir disfrazado de botones o de camarero con tal de presenciar babeando tan excelso conciliábulo. A su partido, no sé si el vasco o el español, le viene bien que su miembro a título particular les permita diferenciarse del PP y de esa forma seguir jugando la baza electoral de una ETA supuestamente derrotada.

En el fondo esta mascarada internacionalizada solo sirve a los intereses de los terroristas, de sus simpatizantes y de los beneficiados, PNV y Eguiguren incluidos, aunque pueda utilizarse como gancho para timar a panolis. Pero me temo que para la mayoría de los españoles, aunque la vistan de seda, mona se queda.

Pepe de Brantuas.   Octubre de 2011, en España.

Licencia de Creative Commons
This obra by Pepe de Brantuas is licensed under a Creative
Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0
Unported License

Deja un comentario

Archivado bajo Baul de Twitter, Vida humana