Archivo de la etiqueta: Partidos políticos

Plurisofía, monotecnia y estultocracia hispánica.


Ser culto es tener cultura general, con independencia de que se posea mayor conocimiento de una de las ramas del saber. Por esa misma razón se es inculto si solo se sabe de un tema, de una ciencia concreta, de una técnica, o de ciertas habilidades que permiten sobrevivir o incluso hacerse muy rico. El ignorar todo lo demás nos convierte en una especie de minusválidos mentales voluntarios, cuando no inducidos por quienes ocupan los puestos del poder. Nos vuelve serviles inconscientemente porque nuestra vanidad, hermana de la ignorancia, no nos permite reconocer que estamos siendo manipulados cuando aceptamos a priori todo aquello que desconocemos y que, hábilmente, nos muestran como verdadero sin que podamos actuar críticamente. Por esa razón, en una verdadera democracia, los gobiernos deberían fomentar que los saberes de los ciudadanos fuesen los más amplios posibles, según la capacidad de cada uno, para poder elegir con verdadera libertad. Pero no lo hacen.

La ignorancia, el agujero que todo lo traga…

Acabamos de enterarnos de que el Ministerio responsable de la educación de los españoles ha suprimido como materia de estudio de los bachilleres la Literatura Universal. Es una más de tantas otras necedades que, desde izquierda y derecha, vienen sucediendo a lo largo de los últimos lustros. Se podría pensar que es para convertir a las generaciones futuras en rebaño de eficientes obreros, técnicos o capacitados sólo para un único puesto en la maquinaria productiva. Se podría echar la culpa al Capitalismo, al IBEX, o a la madre que los hizo a todos, si no fuese que es mal del que no reniegan quienes presuntamente rechazan el sistema, la casta o la trama, como ellos dicen ahora. Pero el asunto tiene razones más profundas que esa boba creencia de que lo que no es un saber productivo económicamente no es un saber útil. No negaré que hay quien piense así —si se le puede llamar pensar a eso— en la estultocracia que padecemos, pero en realidad todo está diseñado para ahogar nuestro espíritu crítico, para convertir a los ciudadanos en dóciles borregos capaces de tragarse cualquier disparate, cualquier política inhumana, cualquier salvajada que a los nuevos tiranos de hoy les parezca que sirve a sus intereses.

Si estamos carentes de un buen ropaje de saberes, de una variada cultura que nos permita sospechar el engaño, descubrir la tergiversación interesada, o que sean un mínima base para discernir como aumentar nuestros conocimientos sobre un tema determinado cuando fuese necesario, no somos más que unos bebes indefensos. Eso sí, sin la capacidad de éstos para aprender y, por contra, con la vanidad y la soberbia propia del ignorante que está dispuesto a aceptar cualquier cosa como suya, como pensada por sí mismo, siempre que le sugieran diestramente que así piensan también millones de personas: El mal de muchos, consuelo de bobos, elevado a estratagema política.

Pepe de Brantuas. Abril de 2017, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Vida humana

Derechos, libertades y acción ciudadana.


Que la libertad religiosa, la de pensamiento y la de opinión están por encima de la libertad de expresión es evidente, porque sin las primeras esta última sólo sería una libertad para decir estupideces. Por otra parte, la libertad de prensa tiene la dualidad de ser un subproducto de la libertad de expresión (porque en ella se fundamenta y no se entiende sin ella) y, a la vez, la capacidad de ser una forma mejorada de la misma cuando la información que ofrece es veraz y es obtenida de forma profesional, aunque está limitada a una parte de la sociedad que tiene esa capacidad experta, incluso en nuestros días con las redes sociales de Internet. No tiene el mismo valor lo que yo informe u opine que lo que publique un verdadero periodista. Al menos en principio. Por esas razones deberíamos comprender el porqué las declaraciones de derechos establecen un orden o escalafón de los Derechos de la Persona Humana y unos van antes que otros en casi todas.

o la defendemos o la perdemos…

Pero los derechos y las libertades no son meras consideraciones jurídicas a tener en cuenta, sino que se corresponden con hechos en la vida real, a su favor o en contra, y por esa razón los ciudadanos tenemos también la obligación (que no todo van ser derechos) de defenderlas, aunque a veces el ejercicio por algunos de la libertad religiosa, de pensamiento, de expresión o de prensa, nos moleste en casos concretos. Si sólo defendemos nuestra libertad y nuestros derechos no somos más que aquellos señores feudales que luchaban por sus privilegios. Cierto que, en demasiadas ocasiones, confiamos en determinado partido político esa lucha, como si fuera obligación exclusiva de ellos el combatir en ese campo, pero la realidad muestra que los partidos políticos tienden con el tiempo a proteger intereses propios más que a salvaguardar lo de los ciudadanos en general. En estos tiempos, además, puede que no exista ningún partido que defienda eficazmente y con convicción un nutrido manojo de derechos y, si los ciudadanos no los amparamos, corren el peligro efectivo de desaparecer.

Que, individualmente u organizados en asociaciones, nos pongamos a preservar nuestros derechos es tarea imprescindible, sobre todo aquellos que ninguna formación, con parcela de poder efectivo, defiende. Es normal que la maquinaria burocrática de los partidos políticos, incluso abusando de su poder, traten de oponerse a la acción de los ciudadanos (lo acabamos de comprobar hace muy pocos días), pues hemos delegado tantas cosas en ellos que ahora se resisten a que otros puedan ejercerla fuera de los cauces partidistas. Lo que no parece tan normal es la crítica, a acciones determinadas de asociaciones y de ciudadanos en defensa de sus derechos, que procede de otras asociaciones o instituciones que se supone que defienden lo mismo de otra manera. A veces dan la impresión de ser serviles con algunos políticos o, en el mejor de los casos, de ser de esos que prefieren dejar las cosas pasar y que les molesta lo que otros hacen, no sé si por envidia o por su mala conciencia.

Nada garantiza que lo que hagamos esté bien hecho, pero siempre está mal el no hacer nada.

Pepe de Brantuas. Marzo de 2017, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Por el Mundo, Vida humana

Libertad de expresión para todos, no solo para los gay y sus “lobbys”…


El Gobierno de España y el de Madrid hablan de libertad y de derechos para imponer su totalitarismo ideológico. La libertad es para todos o no es para nadie, no puede ser sólo para quienes se lo permitan los poderosos de turno.  La unanimidad de los políticos en aprobar leyes disparatadas que fomenten y extiendan la ideología de género, en una sociedad que nunca es unánime en nada, ya nos debería hacer sospechar que esas leyes ideológicas son cualquier cosa menos democráticas. O los paramos o acabarán con nuestras libertades. Si ellos y sus parlamentos no son plurales y tolerantes no nos representan.

Defender la verdad y lo obvio...

Defender la verdad y lo obvio…

Pepe de Brantuas. Marzo de 2017, en España.

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Por el Mundo, Vida humana

El miedo al debate.


El debate inteligente es la base de la democracia, no el mero y tú más. Debate crítico entre posturas diferentes, opuestas o no tanto, pero fundadas en la libertad de pensamiento, en la de creencias y en la de expresión, que es como el colofón de las anteriores. Pero una de las enfermedades que más están afectando a nuestras democracias es precisamente el miedo al debate. Y ese miedo, que en el fondo es a no tener la capacidad de defender las propias ideas, se presenta de diferentes formas:
1) Con la excusa de no ofender o provocar a minorías.
2) Con la pretensión de que hay ideas o creencias indefendibles, que no se les debe permitir participar.
3) Con la intención de inculcar un ideario en la sociedad.
4) Con el absurdo de afirmar que eso no es práctico, que complica el gobierno o dificulta la elección de los gobernantes.
5) Con la necedad de decir que la pluralidad crea confusión.
6) Con la hipocresía de defender que ciertas ideas o creencias crean violencia por sí mismas, independientemente de las acciones de quienes las defienden.
7) Pongan ustedes lo que falta…

o miedo a no saber debatir...

o miedo a no saber debatir…

Hoy asistimos a muchas tendencias de diferentes signos, pero una de las peores es aquella que se refiere a los llamados delitos de odio. Las fobias varias que cada vez más se inventan para coartar el discurso de los otros. No les basta que ciertas acciones y omisiones figuren en los códigos penales, sino lo que pretenden son leyes y acciones especiales para cada fobia concreta, sea esta real o inventada. Leyes que buscan no la igualdad, sino privilegios para determinadas minorías sociales, o incluso animales… No hay mayor ataque a la inteligencia, al debate libre, a la libertad de expresión que esta tendencia actual apoyada por partidos políticos y por grupos de presión de todo tipo. Y en el fondo lo que nos jugamos es precisamente la libertad y la igualdad ante la Ley.

Otro aspecto del miedo al debate, especialmente en España, es el autoritarismo interno de los partidos políticos, su falta de democracia para elegir cargos y candidatos. Son todos herederos, les guste o no, de la estructura piramidal y autoritaria del franquismo, cuando no de la puramente estalinista. No hay ni uno que se libre, por mucho que las apariencias digan que tal o cual directiva ha sido elegida por la militancia. Ahora estamos a las puertas del congreso del partido en el gobierno y todo será decidido por una minoría de compromisarios que no llega a representar el 0,3 % de los afiliados a ese partido ni el 0,03 % de sus votantes. No existe, ni por asomo, la valentía democrática para debatir sobre el ideario, sobre el contenido de los programas, ni sobre la idoneidad de las personas que ocuparán los cargos o serán candidatos.

El miedo a permitir el debate, no sólo es consecuencia del franquismo, sino también, y mucho, de la rémora intelectual y política que supuso para nuestra democracia el terrorismo de ETA, que a su manera sangrienta lo continuó y aún permanece lastrando las instituciones. Pero si no lo superamos, si nuestras élites siguen teniendo y protegiendo ese miedo, nunca llegaremos a ser una democracia plena, o acaso degeneremos aún más.

Pepe de Brantuas. Noviembre de 2016, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

3 comentarios

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Por el Mundo, Vida humana