Archivo de la etiqueta: Gobierno

Libertad de expresión para todos, no solo para los gay y sus “lobbys”…


El Gobierno de España y el de Madrid hablan de libertad y de derechos para imponer su totalitarismo ideológico. La libertad es para todos o no es para nadie, no puede ser sólo para quienes se lo permitan los poderosos de turno.  La unanimidad de los políticos en aprobar leyes disparatadas que fomenten y extiendan la ideología de género, en una sociedad que nunca es unánime en nada, ya nos debería hacer sospechar que esas leyes ideológicas son cualquier cosa menos democráticas. O los paramos o acabarán con nuestras libertades. Si ellos y sus parlamentos no son plurales y tolerantes no nos representan.

Defender la verdad y lo obvio...

Defender la verdad y lo obvio…

Pepe de Brantuas. Marzo de 2017, en España.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Por el Mundo, Vida humana

De triunfos y barajas…


No deja de tener su ironía que Barak significa suerte, y viene a ser el origen de nuestra palabra Baraja, y Trump, en inglés, significa Triunfo, ese palo de la misma que es tan importante al Tute y en otros juegos. No sé si en Bastos, Copas, Oros o Espadas, pero está claro que el nuevo presidente americano está dispuesto a hacer honor a su apellido desde el primer día de mandato, no como otros por estos barrios. Sus dos primeras manos han recortado los dineros de los abortistas y de toda suerte de partidarios del cambio climático, no sé si inminente o impaciente, ante la irritación de unos y el asombro de otros. Tan acostumbrados estaban a los políticos que dicen una cosa y hacen otra que les ha cogido, en todos los sentidos, descolocados.

El As no se achica...

El As no se achica…

Si sus críticos tanto creen en la libertad y en la democracia no deberían molestarse. No les ha prohibido su proselitismo internacional, sino que les ha dicho que si tanto creen en eso que se lo paguen de su bolsillo y no del dinero de los contribuyentes, que no todos los ciudadanos comparten sus ideas homicidas y su fatalismo planetario, como para tener que sufragarles por obligación. Se han pasado meses calificándolo poco menos que de tahúr, y aun de tramposo, y ahora les está dando una lección de cómo se juega a las cartas con decisión y acierto. Supongo que veremos más manos en las próximas semanas y acaso no todas nos parezcan buenas, pero da gusto ver a un político derrumbar los presuntos dogmas de los progresistas sin ningún tipo de complejo.

Lo que mucha gente no sabe es que el anterior presidente usó de sus prerrogativas presidenciales para imponer al país sus propias ideas y las de sus partidarios, estuvieran o no de acuerdo las mayorías parlamentarias. Y eso mismo es lo que las convierte ahora en tan vulnerables y fáciles de derribar por el nuevo mandatario, pues no tienen la fuerza política ni jurídica de una ley negociada entre todos. Donde las dan, las toman, dice el refrán español, y este Donald no es pato ni patoso ni una caricatura animada de Disney, por mucho que hagan chistes de él o lo pongan como lo que no es.

Hay tantas cosas nocivas que hemos copiado de Norteamérica, por mimetismo simplón o por contagio socialista, que no puedo menos que desear que suceda lo mismo con lo que hace el Sr. Trump, al menos en aquello que redunde en defensa de la vida humana, de la libertad y del verdadero bien común. ¡Dios lo quiera!

Pepe de Brantuas. Enero de 2017, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Deja un comentario

Archivado bajo Baul de Twitter, Eso que llaman política, Por el Mundo, Vida humana

El comercio de la sangre y sus manipuladores de oficio.


En los años 70 la segunda cadena alemana de TV, Zweites Deutsches Fernsehen, realizó una serie para enseñar a la gente a defenderse de la manipulación, de sus técnicas y de sus tácticas, y para mejor seguir los programas se editó un libro. Este libro fue traducido al castellano y publicado por la Editorial Gustavo Gili, S. A., en Barcelona, en 1982, con el título Manual de autodefensa comunicativa; sus autores, H. Benesch y W. Schmandt. Es exhaustivo y abarca desde los anuncios de detergentes a la propaganda política, pero no voy a mencionar nada más que unas frases: El manipulador no quiere una base de confianza como la que existe entre educador y educando o como la de un determinado influyente con su influido. Prefiere, con mucho, trabajar con el envilecimiento, con el sentimiento de inferioridad, con la confusión o con cualquier otra forma de inseguridad del manipulado, para así, subrepticiamente, ganar más fácilmente su acceso. Y añaden los autores, recurre a la degradación de los hechos opuestos y, por ello, fundamentalmente a la infamia.

De caja tonta a macabra...

De caja tonta a macabra…

Viene a cuento esto del reciente programa de Salvados, donde se entrevistaba al líder filoetarra, Otegui, pero no sólo a eso, sino a todo el proceso manipulativo al que se ha sometido a la sociedad española durante 12 años para llegar a ese punto. Está claro que inicialmente el énfasis se ponía en la paz, como fin único y ante el cual había que ceder en todo lo demás, aprovechando el hartazgo de esa misma sociedad, el deseo de que acabasen los atentados, los tiros en la nuca, las bombas indiscriminadas, los secuestros y todo tipo de chantajes y extorsiones. Esa permanente inseguridad, mayor en determinadas regiones españolas, en determinados sectores sociales y políticos, pero que afectaba y hacía a toda España víctima directa o indirecta del terrorismo. Esa sociedad confusa e insegura terminó por venirse abajo con los salvajes atentados de Madrid el 11M y se hizo maleable a las intenciones de los manipuladores. Pero el argumento de la paz no bastaba y no basta para disculpar los crímenes, era necesario la degradación de todo lo que se opusiera: las víctimas, sus asociaciones, los que todavía las defienden desde el ámbito de la política o desde otros ámbitos. Y en ese trabajo sucio es en el que están el señor Évole y otros presuntos periodistas, la cadena que le pone ante la audiencia, y aquellos partidos políticos empeñados en que veamos a los criminales de ETA como otras víctimas más.

Recomendaría leer el libro de Benesch y Schmandt si supiera que todavía es accesible, si no en librerías al menos en bibliotecas. Seguro que quienes tienen el cerebro para usarlo encontrarían muchas similitudes en esa obra con actitudes y discursos de esa triste docena de años en la que se nos convirtió en conformistas acríticos con el sufrimiento de tantas personas y se está a punto de conseguir que las lleguemos a considerar enemigas y culpables de lo que les sucedió, o al menos que lo llegue a hacer un sector importante de nuestra comunidad. Desgraciadamente en esa labor manipuladora han participado todos los gobiernos que hemos tenido desde 2003, incluso el presente, a mayor apoyo de aquellos que tienen la misma ideología, socialista o nacionalista, que la de los criminales y sus mentores.

Pepe de Brantuas. Abril de 2016, en España.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.

3 comentarios

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Por el Mundo, Vida humana

¿Qué mano hará encajar las piezas?


No sé si se juega sobre tapete, mantel o tartán, pero está claro que alguien ha creado un puzle y quiere que encajen las piezas. Los ciudadanos no hemos sido, por mucho que se diga, porque nuestro nivel de maquiavelismo está muy por debajo de la media de la clase política y, el que más y el que menos, votó a quien le gustaba o a quien le parecía menos malo. Salvo los que hayan votado a la contra, por castigo o por desear que no saliera fulano o mengano, es muy difícil pensar que haya muchos en esta España nuestra que deseasen ver el espectáculo actual con presuntos gobiernos de dos o tres, tolerados por cuatro o cinco formaciones diferentes y con muchos intereses opuestos entre ellas.

Puzle en rojo...

Puzle en rojo…

La brújula o, mejor aún, el plano para hacer coincidir las piezas lo acaba de poner el PSOE con cuarenta y tres chinchetas. Llama la atención que coinciden en ocho de ellas los partidos aspirantes y el mismo PP, según El Español:

-Impulso a la Formación Profesional.

-Ley de igualdad de trato y de no discriminación.

-Pacto contra la violencia de género.

-Plan contra el paro juvenil.

-Plan de choque contra el paro.

-Plan de repatriación de talento científico.

Responsabilidad patrimonial de los partidos, por corrupción.

Nuevo IRPF para autónomos.

En realidad sólo son novedosas las dos últimas. El resto, son parte del discurso electoral de todos o meros intentos de hacer cosas ideales que, por su reiteración, no queda más remedio que considerar vulgares lugares comunes o una concesión a lo políticamente correcto, ya que se ha legislado sobre ellas, pero con poco talento. Ni que decir tiene que la mayoría de las otras propuestas, haya acuerdo o no, proceden de prejuicios ideológicos, de falta de concreción o de la sumisión a lo correcto según la moda de los organismos internacionales. Mucha planificación y, por tanto, mayor regulación y menor libertad para los ciudadanos. Es, sin duda, una partida en la que juegan burócratas y no hay asientos libres para que de verdad jueguen los ciudadanos.

No sé si el resultado está amañado de antemano o si los votantes tendremos otra oportunidad para dar nuestra opinión con una segunda vuelta diferida, pues así hacen en otras democracias, en seguida, evitando espectáculos como el nuestro. Pero podría ocurrir que temas verdaderamente trascendentales, esos que no figuran en el listado de los cuarenta y tres, nos los ocultan porque no se atreven a decir lo que realmente quieren o porque prefieren negociarlos en secreto lejos de la mirada de los votantes. Algo así como un carnaval político con caretas sobre caretas, aunque se les adivine en parte el rostro dado su poco respeto a la vida humana y a la libertad de las personas.

Pepe de Brantuas. Febrero de 2016, en España.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.

5 comentarios

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Vida humana