Archivo de la etiqueta: El País

De la Indignación a la Indignidad


(From indignation to the indignity)

Libro de Stéphane Hessel

No me acuerdo quien me dijo una vez que todo lo que venía de Francia había que mirarlo con lupa, o mejor al microscopio. Y lo decía por la secular costumbre francesa de meter piedras en los zapatos de los españoles bajo el pretexto de su superioridad, fuese esta moral, cultural, política o económica. A lo largo de nuestra historia, quizás ligado su origen a la dinastía borbónica, legiones de españoles afrancesados han tragado como borregos todo lo que venía de La grandeur de la France, sin el menor espíritu crítico o comparativo.

Stéphane Hessel y su opúsculo Indignaos no parecen ser una excepción a tan añeja costumbre. Que el apelativo Indignados que reciben los participantes del 15M proviene de un vídeo electoral de Izquierda Unida y de la costumbre impuesta por el diario El País al nombrarlos de tal guisa desde el comienzo, no parece recordarse ya, pero no deja de tener su importancia. El autor del librillo, con su orígenes en la Resistencia Francesa, alto funcionario en la época del General De Gaulle y en gobiernos conservadores, se convirtió en su senectud al Socialismo Francés. ¡Gran salto! dirán Vds., pero no se crean que fue tanto.

En su obra se remite al programa político del Consejo Nacional de la Resistencia de 1944. Programa anticapitalista en su esencia, nacionalizador y estatalista hasta el límite de lo disparatado, que se implantó en la nación vecina desde 1945 hasta casi el día de hoy. Tanto el Gaullismo como la izquierda francesa sumergieron a Francia en un espejismo liberal con fondo intervencionista. Y aunque Hessel diga que se hizo socialista cuando Chirac llegó al poder, lo cierto es que tal sistema económico y político solo ha tratado de desmontarlo Sarkozy, con poco éxito hasta el momento.

Ese programa es el responsable de la rigidez crítica de la economía francesa, de su falta de flexibilidad para adaptarse a la crisis y, por su peso en Europa, en parte de la dudosa credibilidad que tiene la UE en la economía mundial. Sin embargo es el programa, supongo que con nacionalizaciones incluidas, con el que Hessel pretende solucionar no solo los problemas franceses sino también los españoles. O bien, que los solucione la juventud indignada.

Desconozco si en la Francia destrozada por la guerra era el único camino para la recuperación del país, con una democracia limitada y una economía dirigida. Pero hoy estamos en un mundo diferente, con mucha más competencia a nivel internacional y es una falacia y una indignidad comparar la situación actual y los intentos de solucionarla con la ocupación nazi de Francia. Y eso es lo que hace Stéphane Hessel desde el inicio de su fascículo.

No cabe duda que desde medios como los diarios Público y El País la más que probable victoria del PP en las próximas elecciones generales, se les aparece como una nueva invasión nazi. Y la obrita de Hessel, con su oportuna simpatía por Zapatero, es un panfleto idóneo para engatusar a electores despistados y con capacidad crítica limitada. El nuevo afrancesamiento y la evidente ineducación promovida por los socialistas españoles a lo largo de los 21 años de sus mandatos, hacen una mezcla que podría dar algún fruto electoral.

Sin embargo está por ver que la mayoría de los ciudadanos lleguemos a sufrir la misma alucinación que esos diarios padecen, o que traguemos ruedas de molino cuidadosamente elaboradas por la izquierda francesa.

Pepe de Brantuas.  Septiembre de 2011, en España.

Licencia de Creative Commons
This obra by Pepe de Brantuas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Baul de Twitter

Del laicismo jacobino a la flatomancia: un salto cualitativo


El laicismo jacobino, tan propio del añejo republicanismo hispánico, de cuyos acólitos decía el gran Castelao que se habían convertido en meros representantes del diablo, anda revuelto con la visita del Papa. Y en los dos diarios del reinado socialista, el depuesto, El País, y el heredero, Público, no dejan de salir soflamas contra la JMJ 2011. No sabemos si por un jacobinismo sincero o por reconducir al 15M callejero en dirección diferente a donde el PSOE está.

Lo de menos es que en Público el espadachín, o espadachina, sea la reina de la noche Shangay Lily, el Enrique acaso le llamaban en su pueblo, pluma insigne del radicalismo gay, que llama golpe de estado a que se reúnan en Madrid más de un millón de jóvenes con el Papa. Acaso si fuesen machiegos y mujeriegas del día del orgullo, opinaría de otra manera. Pues ya dejó dicho, él o ella, que los del PSOE eran sus aliados naturales y la única opción que tenía antes de quedarse en bragas delante del toro pepero. No es extraño que el 15M le repatee el hígado, tan ácratas ellos como su antepasado Durruti.

En El País, a quien han soltado de la cadena es a Doña Ruth Toledano, desde enero Cronista oficial de la Villa, a propuesta del PSOE y con los votos de los demás, católicos incluidos. Esta disimula más, que le gusta el 15M callejero y dice que la Puerta del Sol les pertenece y es símbolo mundial de un nuevo sistema. Desde la conjunción planetaria de Doña Leire Pajín no habíamos leído algo tan turbador. Tampoco le gustan los confesionarios del Retiro y sí la fiesta del orgullo en su barrio que, según ella, atrae a Madrid a 250.000 extranjeros, más que cualquier otro evento nacional. La JMJ 2011 trae a más de 1.000.000, pero como no es en su barrio ni se van a poner en bragas ni taparrabos, pues que no, claro. Y eso a pesar de que hace un año, en una entrevista dijeron de ella que acoge a los diferentes y a la familia, a los afines y a los opuestos. Porque inspira solidaridad, confianza y muy buena vibración. Pues se le habrá estropeado el vibrador a la genial plumífera…

¡Oh zanahorias insignes del Goebels redivivo de Ferraz! ¿No tendrían más mérito dedicandose el primero a la flatomancia, más que nada por darle un uso más natural a su orificio trasero, y esta Diva vegetariana no le ayudaría a cultivar unas habichuelas, que consiguiesen entre ambos unos vaticinios más rotundos y acertados?

¡Cuanta cultura desperdiciada!

Pepe de Brantuas. Agosto de 2011, en Barataria.

Licencia de Creative Commons
This obra by Pepe de Brantuas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Vida humana