Archivo de la etiqueta: Constitución

Reforma constitucional, ¿para qué?


No es ningún secreto que los políticos actuales no están al nivel de aquellos que pactaron y redactaron nuestra Constitución. Ni a nivel intelectual, con excepciones, ni de tolerancia. El maniqueísmo que hoy impera, que se pretende extender a la sociedad, hace poco creíble que sean capaces de ponerse de acuerdo en poco más que la boba abstracción de que ellos son los buenos y los otros los malvados. La ingenua pretensión de asignarse criterios de bondad que les hace sentirse superiores a los demás les incapacita, a la mayoría de los políticos, para poder sostener un debate sosegado con inteligencia y deseo de solucionar los problemas, si es que los hay. Desde el economicismo dogmático de unos al fanatismo filomarxista de otros, pasando por el idealismo nacionalista intransigente, los campos de posible negociación o discusión quedan reducidos a victorias o derrotas, sin posibilidad mayor que la rendición de unos y la imposición de otros. Y a los ciudadanos que nos zurzan.

¿Por qué no dicen la verdad?

¿Por qué no dicen la verdad?

En ese ambiente de controversia generalizada y tolerancia reducida, donde los puntos de posible pacto son casi inexistentes, plantear una reforma constitucional sólo puede explicarse si es el pueblo, la ciudadanía, el actor perjudicado, llegado el caso de que nuestros insignes próceres lleguen a algún acuerdo de reforma. Y ese acuerdo, viendo en el pasado las unanimidades y mayorías conseguidas, sólo puede conducir a subirnos los impuestos, aumentar el gasto llamado público, incluidas las remuneraciones de los políticos, recortar las libertades de todos y pagar la servidumbre estipulada a lo políticamente correcto, entiéndase ideología de genero, promoción de las minorías homosexuales, el aborto, la eutanasia y todo aquello que aún hoy es difícil encajar en nuestra Constitución por mucho que legislen o gobiernen como si no existiera: En resumen, convertirnos a todos en sus siervos de la gleba, obedientes, paganos y pagadores de sus caprichos.

No cabe duda de que a los ciudadanos nos van a presionar lo indecible, desde todos los ángulos, desde todos los campos del poder político y mediático, para que aceptemos o nos resignemos a una reforma que sólo responderá a intereses de minorías bien organizadas que están siempre dispuestas a convertir la democracia en una caricatura, en una comedia boba que contente ingenuamente a la mayoría de los españoles. Por mucho que digan algunos, nuestros dirigentes políticos, económicos y culturales no son una casta. Acaso lo hayan sido, pero cada vez más se comportan como una secta que se cree superior a el resto de la sociedad y con derecho a imponerle sus criterios.

No deberíamos dejarnos engañar.

Pepe de Brantuas. Mes de la Navidad de 2016, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Vida humana

LGBT: Cuando los derechos degeneran en privilegios…


Cuando en la Edad Media o en el  Antiguo Régimen alguien hablaba de que tenía un derecho o de sus derechos se refería a sus privilegios, que eran concedidos por tal o cual monarca. Los hidalgos tenían los suyos, como no pagar determinados impuestos, los burgueses tenían privilegios comerciales o de explotación, como podían ser la pesca en determinadas costas o la recaudación de contribuciones, y los vasallos estaban a veces privilegiados por serlo de realengo, no de abolengo o de abadengo, según el territorio o el núcleo urbano al que perteneciesen. Y esos privilegios eran derechos privados, particulares de personas y de algunas comunidades, nunca universales, y dependían siempre de otorgamiento explícito.

O cuando el arco iris precede a la tormenta...

O cuando el arco iris precede a la tormenta…

Los Derechos de la Persona, o Derechos Humanos, son siempre universales y no dependen de concesiones sino de la propia dignidad de la persona, del mero hecho de pertenecer a la especie humana. Son inherentes al ser humano e inseparables de su naturaleza. Por esa razón existe un abismo entre los derechos que son privilegios y cualquiera de los Derechos Humanos, que son comunes, no privados, aunque hoy es demasiado frecuente encontrar nuevos derechos que en realidad son meros privilegios, sobre todo cuando pertenecen a minorías y se ponen por encima de los Derechos Humanos, de los derechos de todos.
Viene esto a cuento de la llamada ideología de género y de las leyes LGBT que, con excusa de proteger, otorgan privilegios que se ponen por encima de los derechos de los ciudadanos. Lo acabamos de ver en la Comunidad de Madrid donde, por encima de las declaraciones internacionales de derechos asumidas por España y de nuestra propia Constitución, la Libertad de Expresión, la de Cátedra o la Libertad de los padres para escoger el ideario de educación para sus hijos, quedan sometidas a los privilegios que se le conceden  a los colectivos LGBT y a la ideología radical que defienden. Ya no se trata solamente de que una comunidad autónoma no tenga competencia para legislar o limitar los Derechos reconocidos por la Constitución, se pretende imponer una ideología minoritaria como un privilegio especial por encima de los Derechos de todos.
Guste o no guste, es una ley retrograda, un retroceso o vuelta al pasado, un atentado real contra la Democracia y la Libertad. Lo querrán vestir de liberal o de progresista, pero es en realidad un ataque directo a la convivencia y a los Derechos Humanos, y si no los defendemos nos veremos abocados cualquier día a que otros privilegios a minorías acaben por destruir todo aquello por lo que se luchó en el pasado.
Pepe de Brantuas. Septiembre de 2016, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Vida humana