Gobierno y moralidad

          Aunque Friedrich A. Hayek habla en su Camino de Servidumbre sobre los Estados, no cabe duda de que el concepto de moralidad, intrusa diría yo–, de la siguiente cita es perfectamente aplicable a aquellos gobiernos que hacen leyes con la misma intención, factura y alcance. Son como esos árboles que lo quieren cubrir todo con sus ramas para que nada pueda nacer a su sombra.

           Después de leyes como la que impone una determinada educación ciudadana, la última del aborto, o las proyectadas sobre la no discriminación o la eutanasia, en las cuales se trata de impedir la libertad de conciencia o la de pensamiento de los ciudadanos, queda claro que el nuestro es un Gobierno profundamente moral:

           “Cuando al hacer una ley se han previsto sus efectos particulares, aquella deja de ser un simple instrumento para uso de las gentes y se transforma en un instrumento del legislador sobre el pueblo y para sus propios fines. El Estado deja de ser una pieza del mecanismo utilitario proyectado para ayudar a los individuos al pleno desarrollo de su personalidad individual y se convierte en una institución moral; donde moral no se usa en contraposición a inmoral, sino para caracterizar a una institución que impone a sus miembros sus propias opiniones sobre todas las cuestiones morales, sean morales o grandemente inmorales estas opiniones. En ese sentido, el nazi u otro Estado colectivista cualquiera es moral mientras el Estado liberal no lo es”.

Estado totalitario

Anuncios

¿Algo qué comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s