Gobierno y corrupción

            Cuando la mayoría de la población está convencida de la corrupción de muchos políticos y de su aparente impunidad, resulta frívolo que el Presidente de las Cortes desprecie una de las medidas que puede paliarla: la limitación de mandatos. Este sábado, 25 de junio, hemos visto como este señor, al margen de insultar a una cadena de televisión y a los profesionales de la misma, decía con una boba sonrisa que lo que había que limitar era la duración de los cargos de la oposición, como si fuese lo mismo que un cargo ejecutivo. Por si la excesiva permanencia en el poder además de corromper el sistema, deteriora también la cultura democrática de los políticos, valga esta cita de Tocqueville. Donde él dice Jefe del Estado pongan ustedes lo que corresponda: alcalde, presidente del gobierno, presidente de la comunidad autónoma, presidente del Congreso, etc.

            “La intriga y la corrupción son vicios naturales de los gobiernos electivos. Pero cuando el jefe del Estado puede ser reelegido, estos vicios se extienden indefinidamente y comprometen la existencia misma del país. Cuando un simple candidato pretende medrar mediante la intriga, tiene un espacio limitado para sus maniobras. Pero si es el jefe del Estado el que entra en liza, emplea en provecho propio la fuerza del gobierno.

            En el primer caso, se trata sólo de un hombre con débiles medios; en el segundo, es el Estado mismo, con sus inmensos recursos, el que intriga y corrompe.”

Anuncios

¿Algo qué comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s