Constitución o mera “etiqueta”

Cuando muchos españoles todavía están escandalizados con el gobierno socialista y sus pactos con nacionalistas catalanes y vascos, sería bueno mirar hacia el pasado de su partido y su actitud en diferentes momentos de la historia contemporánea de España. No se trata de polemizar sobre la tesis de quienes defienden que la Guerra Civil empezó en 1934 por culpa del PSOE, sino de ir a las fuentes. Alfonso Rodríguez Castelao, republicano, galleguista y antifranquista hasta su muerte en 1950, dejó escritos unos cuadernos de los años cuarenta que custodia la Fundación Penzol, en Vigo. Fueron publicados por la editorial Galaxia en sus Obras Completas, pero antes lo hizo el Parlamento de Galicia en 1992, en la edición crítica de Sempre en Galiza, coordinada por Ramón Maiz. A esta obra pertenecen las siguientes notas de los Cuadernos —en gallego en el original—, en las cuales da la impresión de que para los políticos de ese partido lo importante sería gobernar ellos, fuese con quien fuese y con cualquier constitución: la Etiqueta de Largo Caballero.

En algunos aspectos las palabras de Castelao parecen proféticas:

Los socialistas invocan al pueblo como Franco invoca a Dios. Trifón Gómez (socialista, UGT) celebró entrevista con López Oliván (Partidario de Don Juan) y Quiñones de León (Monárquico)  … Los que no fueron capaces de acatar el triunfo democrático de las derechas en 1934, armando una revolución; los intransigentes e intolerantes de la República del 31, ahora se sienten demócratas por encima de todo y quieren jugarse la República al azar de un plebiscito.” (página 872)

Los intransigentes e intolerantes de antes, que redujeron la República después de enfrentarla con las clases conservadoras, son ahora los que predican tolerancia y transigencia para convivir con los monárquicos e ir al plebiscito. En las Cortes Constituyentes de 1931 no bastaba ser republicano; era preciso ser socialista o amigo de los socialistas. Después vimos que los socialistas no acataban el triunfo democrático de las derechas y que ponían a la República en el disparadero de la revolución. Más tarde trajeron la República al destierro y provocaron la división del republicanismo. Ahora solo quieren derribar a Franco, para seguir mangoneando en España, para eso se aliarían con el Ejército, la Iglesia, el Capitalismo, la burguesía, Gil Robles, Don Juan y Lerroux.

Los socialistas acaban de recordar aquella frase de largo Caballero, cuando dijo que lo interesante era el vino de la botella y no la etiqueta, queriendo indicar que también en una monarquía pueden gobernar ellos.”  (página 889)

Anuncios

¿Algo qué comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s