Tres sabios tras una estrella


Todos los 6 de enero me reconvierto en monárquico y eso que Las Escrituras nada dicen sobre la realeza de Melchor, Gaspar y Baltasar. Los anglosajones hablan de los Tres Sabios, supongo que porque decir Magos podría prestarse a la confusión con esos que se reúnen en Stonehenge, haciendo una mala parodia de los druidas, o con toda esa escuela que habla de la Magia Blanca y que llega hasta los fanáticos de Harry Potter, y aquellos tres demostraron ser verdaderos sabios. Mi monarquismo temporero me dura según lo que digan o hagan los reyes de tejas abajo, que a veces es poco, y paso como de puntillas por la fiesta de fin de año, imagino que en este caso es porque nunca vi que cambiara nada, excepto el período fiscal. Pero en Nochebuena y Navidad no me importaría ser la mula del pesebre, bien cerquita y siendo útil, porque ser pastor ya me parece pedir demasiado, algo reservado a personas de valía como el Chavo del Ocho, que seguro que lo estará disfrutando sin querer queriendo.

Alumbra para todos aunque no todos la ven.

En otros países de origen cristiano estas fiestas duran del 25 al día 1, pero los que celebramos el Día de Reyes como fiesta grande tenemos una prórroga de 5 días y, en Celtiberia, un sorteo extraordinario de lotería, ilusión de muchos y arma oculta del fisco, como siempre. Y supongo que tenemos esa prórroga para ver si aprovechamos esos días para ser mejores, porque de no hacerlo, nada de nada… O al menos para intentarlo o para proponérnoslo, que no es poco, porque si no hay intención ni voluntad nada se puede remediar. Para ser mejores y para ser sabios de la verdadera sabiduría que es la que busca la verdad, como Aquellos Tres venidos de Oriente que se pusieron en camino, que seguro que los tomaron por locos, pero que perseveraron, a pesar de que todo parecía ponerse más difícil según se acercaban, y consiguieron encontrarla en una cueva que usaban los pastores como establo. Donde ningún hombre de ciencia de su época la buscaría, ni mucho menos los poderosos y los soberbios.

Ojalá que todos la busquemos y la encontremos como aquellos Santos Reyes de 20 siglos atrás, aunque sólo sea sin querer queriendo, como decía El Chavo. Porque siempre hay una estrella que nos guía si no cerramos los ojos ni miramos para otra parte.

Pepe de Brantuas. Navidad de 2017, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Baul de Twitter, Por el Mundo, Vida humana

¿Algo qué comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s