Archivo mensual: diciembre 2017

Tres sabios tras una estrella


Todos los 6 de enero me reconvierto en monárquico y eso que Las Escrituras nada dicen sobre la realeza de Melchor, Gaspar y Baltasar. Los anglosajones hablan de los Tres Sabios, supongo que porque decir Magos podría prestarse a la confusión con esos que se reúnen en Stonehenge, haciendo una mala parodia de los druidas, o con toda esa escuela que habla de la Magia Blanca y que llega hasta los fanáticos de Harry Potter, y aquellos tres demostraron ser verdaderos sabios. Mi monarquismo temporero me dura según lo que digan o hagan los reyes de tejas abajo, que a veces es poco, y paso como de puntillas por la fiesta de fin de año, imagino que en este caso es porque nunca vi que cambiara nada, excepto el período fiscal. Pero en Nochebuena y Navidad no me importaría ser la mula del pesebre, bien cerquita y siendo útil, porque ser pastor ya me parece pedir demasiado, algo reservado a personas de valía como el Chavo del Ocho, que seguro que lo estará disfrutando sin querer queriendo.

Alumbra para todos aunque no todos la ven.

En otros países de origen cristiano estas fiestas duran del 25 al día 1, pero los que celebramos el Día de Reyes como fiesta grande tenemos una prórroga de 5 días y, en Celtiberia, un sorteo extraordinario de lotería, ilusión de muchos y arma oculta del fisco, como siempre. Y supongo que tenemos esa prórroga para ver si aprovechamos esos días para ser mejores, porque de no hacerlo, nada de nada… O al menos para intentarlo o para proponérnoslo, que no es poco, porque si no hay intención ni voluntad nada se puede remediar. Para ser mejores y para ser sabios de la verdadera sabiduría que es la que busca la verdad, como Aquellos Tres venidos de Oriente que se pusieron en camino, que seguro que los tomaron por locos, pero que perseveraron, a pesar de que todo parecía ponerse más difícil según se acercaban, y consiguieron encontrarla en una cueva que usaban los pastores como establo. Donde ningún hombre de ciencia de su época la buscaría, ni mucho menos los poderosos y los soberbios.

Ojalá que todos la busquemos y la encontremos como aquellos Santos Reyes de 20 siglos atrás, aunque sólo sea sin querer queriendo, como decía El Chavo. Porque siempre hay una estrella que nos guía si no cerramos los ojos ni miramos para otra parte.

Pepe de Brantuas. Navidad de 2017, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Baul de Twitter, Por el Mundo, Vida humana

De caballeros y señoras


No les hablaré de los retretes, que esa es otra, sino de las tiendas de ropa, antaño ramo de la confección, donde ya es difícil encontrar una sección que ponga Caballeros o Señoras. Lo último frecuente era Hombre y Mujer, pero hace unos días me dio por ir a una zona comercial, donde había bastantes comercios de este tipo, y me costó en más de uno encontrar el rincón correspondiente. No es que buscase una armadura o un traje dieciochesco, pero no encontré ninguno referido a los caballeros, sí alguno que ponía Hombre casi imperceptiblemente y, después de evitar aquellos que abusan de la angloparla, entré en el establecimiento de una conocida marca española de ropa, de la cual no diré el nombre, donde no había carteles y todo parecía un batiburrillo de prendas dirigidas a cualquiera, fuese cual fuese su sexo. Ya no solía comprar mucho de esa marca por su exceso de negros y grises, pero creo que voy a tardar en volver a entrar, si es que vuelvo alguna vez.

Si la visión es borrosa, todo parece igual…

Que la caballerosidad y el señorío, como virtudes, no están de moda es evidente desde años atrás, pues la chabacanería y la zafiedad se ha confundido intencionadamente con democracia, como si el ser ignorante y maleducado fuesen un mérito para un currículum vitae político-social. Las diferentes televisiones, públicas y privadas, han sido cómplices de tamaña injuria a la razón, aunque no son más que medios que se utilizan para los fines de otros. Igual que procurar la igualdad social empobreciendo a todos, en vez de mejorar el nivel de vida de la mayoría, es más fácil embrutecer a casi todo el mundo, que fomentar su educación con un nivel más alto. Las leyes de enseñanza de esta España nuestra son en realidad el mejor arma de los que pretenden crear, proteger o defender una élite culta, rica y bien educada, sobre una mayoría torpe, soez y que no pase de unos ingresos anuales que la permitan mejorar. Llámese esa aristocracia nomenclatura, partido, logia, fraternidad, estamento o clase… La igualdad como mengua general ha sido siempre la preferida de los tiranos.

Por otra parte, pero en relación con lo anterior, el mero hecho de que hasta el político más tonto sea defensor de la Ideología de Género (la llaman perspectiva de género) nos debería alertar sobradamente, pues es gremio, el político, que sólo es unánime en todo lo que mejore su condición a costa de la mayoría de los ciudadanos. Si a los políticos añadimos a muchos de los grandes empresarios, entonces es para estar en alarma permanente y resistir aunque sea pasivamente. De forma personal me abstendré de defender a esa multinacional de confección cuando la ataquen en la Red (cosa que hice más de una vez), y dudo mucho que compre alguno de sus productos. En cuanto a los políticos, habrá que esperar a que aparezca alguno sensato para votarle. Puede que no sea mucho como oposición, pero por algo se empieza…

Pepe de Brantuas. Mes de Navidad de 2017, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Deja un comentario

Archivado bajo Baul de Twitter, Eso que llaman política, Vida humana