Derechos, libertades y acción ciudadana.


Que la libertad religiosa, la de pensamiento y la de opinión están por encima de la libertad de expresión es evidente, porque sin las primeras esta última sólo sería una libertad para decir estupideces. Por otra parte, la libertad de prensa tiene la dualidad de ser un subproducto de la libertad de expresión (porque en ella se fundamenta y no se entiende sin ella) y, a la vez, la capacidad de ser una forma mejorada de la misma cuando la información que ofrece es veraz y es obtenida de forma profesional, aunque está limitada a una parte de la sociedad que tiene esa capacidad experta, incluso en nuestros días con las redes sociales de Internet. No tiene el mismo valor lo que yo informe u opine que lo que publique un verdadero periodista. Al menos en principio. Por esas razones deberíamos comprender el porqué las declaraciones de derechos establecen un orden o escalafón de los Derechos de la Persona Humana y unos van antes que otros en casi todas.

o la defendemos o la perdemos…

Pero los derechos y las libertades no son meras consideraciones jurídicas a tener en cuenta, sino que se corresponden con hechos en la vida real, a su favor o en contra, y por esa razón los ciudadanos tenemos también la obligación (que no todo van ser derechos) de defenderlas, aunque a veces el ejercicio por algunos de la libertad religiosa, de pensamiento, de expresión o de prensa, nos moleste en casos concretos. Si sólo defendemos nuestra libertad y nuestros derechos no somos más que aquellos señores feudales que luchaban por sus privilegios. Cierto que, en demasiadas ocasiones, confiamos en determinado partido político esa lucha, como si fuera obligación exclusiva de ellos el combatir en ese campo, pero la realidad muestra que los partidos políticos tienden con el tiempo a proteger intereses propios más que a salvaguardar lo de los ciudadanos en general. En estos tiempos, además, puede que no exista ningún partido que defienda eficazmente y con convicción un nutrido manojo de derechos y, si los ciudadanos no los amparamos, corren el peligro efectivo de desaparecer.

Que, individualmente u organizados en asociaciones, nos pongamos a preservar nuestros derechos es tarea imprescindible, sobre todo aquellos que ninguna formación, con parcela de poder efectivo, defiende. Es normal que la maquinaria burocrática de los partidos políticos, incluso abusando de su poder, traten de oponerse a la acción de los ciudadanos (lo acabamos de comprobar hace muy pocos días), pues hemos delegado tantas cosas en ellos que ahora se resisten a que otros puedan ejercerla fuera de los cauces partidistas. Lo que no parece tan normal es la crítica, a acciones determinadas de asociaciones y de ciudadanos en defensa de sus derechos, que procede de otras asociaciones o instituciones que se supone que defienden lo mismo de otra manera. A veces dan la impresión de ser serviles con algunos políticos o, en el mejor de los casos, de ser de esos que prefieren dejar las cosas pasar y que les molesta lo que otros hacen, no sé si por envidia o por su mala conciencia.

Nada garantiza que lo que hagamos esté bien hecho, pero siempre está mal el no hacer nada.

Pepe de Brantuas. Marzo de 2017, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Por el Mundo, Vida humana

¿Algo qué comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s