De triunfos y barajas…


No deja de tener su ironía que Barak significa suerte, y viene a ser el origen de nuestra palabra Baraja, y Trump, en inglés, significa Triunfo, ese palo de la misma que es tan importante al Tute y en otros juegos. No sé si en Bastos, Copas, Oros o Espadas, pero está claro que el nuevo presidente americano está dispuesto a hacer honor a su apellido desde el primer día de mandato, no como otros por estos barrios. Sus dos primeras manos han recortado los dineros de los abortistas y de toda suerte de partidarios del cambio climático, no sé si inminente o impaciente, ante la irritación de unos y el asombro de otros. Tan acostumbrados estaban a los políticos que dicen una cosa y hacen otra que les ha cogido, en todos los sentidos, descolocados.

El As no se achica...

El As no se achica…

Si sus críticos tanto creen en la libertad y en la democracia no deberían molestarse. No les ha prohibido su proselitismo internacional, sino que les ha dicho que si tanto creen en eso que se lo paguen de su bolsillo y no del dinero de los contribuyentes, que no todos los ciudadanos comparten sus ideas homicidas y su fatalismo planetario, como para tener que sufragarles por obligación. Se han pasado meses calificándolo poco menos que de tahúr, y aun de tramposo, y ahora les está dando una lección de cómo se juega a las cartas con decisión y acierto. Supongo que veremos más manos en las próximas semanas y acaso no todas nos parezcan buenas, pero da gusto ver a un político derrumbar los presuntos dogmas de los progresistas sin ningún tipo de complejo.

Lo que mucha gente no sabe es que el anterior presidente usó de sus prerrogativas presidenciales para imponer al país sus propias ideas y las de sus partidarios, estuvieran o no de acuerdo las mayorías parlamentarias. Y eso mismo es lo que las convierte ahora en tan vulnerables y fáciles de derribar por el nuevo mandatario, pues no tienen la fuerza política ni jurídica de una ley negociada entre todos. Donde las dan, las toman, dice el refrán español, y este Donald no es pato ni patoso ni una caricatura animada de Disney, por mucho que hagan chistes de él o lo pongan como lo que no es.

Hay tantas cosas nocivas que hemos copiado de Norteamérica, por mimetismo simplón o por contagio socialista, que no puedo menos que desear que suceda lo mismo con lo que hace el Sr. Trump, al menos en aquello que redunde en defensa de la vida humana, de la libertad y del verdadero bien común. ¡Dios lo quiera!

Pepe de Brantuas. Enero de 2017, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Baul de Twitter, Eso que llaman política, Por el Mundo, Vida humana

¿Algo qué comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s