¿Globalización versus soberanismo?


Leía hoy en Internet a una persona que comentaba que otra señaló que 2017 sería el año de la confrontación entre globalización y soberanismo, o algo similar. La pugna es vieja, pero si por globalización entendemos el intento de algunos países y de organismos internacionales de imponer normas de corrección política a los pueblos, para implantar a nivel universal la ideología de género, la unión homosexual equiparada al matrimonio, el aborto, la eutanasia,  la eugenesia y el ecologismo radical, y por soberanismo la oposición de otras naciones a esa coacción totalitaria, ciertamente este año que acaba de comenzar va a ser importante y acaso decisivo.

Ser o no ser...

Ser o no ser…

Varias instituciones vinculadas a la ONU, así como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional están empeñados en conseguir como sea una implosión demográfica global, que defienden como única salida para la Humanidad, con un punto de vista pesimista y maltusiano sobre la capacidad de la sociedad humana para resolver los problemas que pudiera plantear un crecimiento de población que a ellos les parece excesivo. Sin duda hay también intereses en proteger la hegemonía de determinados pueblos, minorías o incluso razas, sobre el resto del planeta, y no van a cejar en su empeño. Ciegamente, porque el progreso de los pueblos siempre ha ido parejo de su crecimiento demográfico y además, el sistema de libertad económica y política, llamado capitalismo, depende de un crecimiento constante para poder sostenerse.

La vuelta al soberanismo, sería pues una reacción lógica contra esas ideologías, defendidas por minorías poderosas y contrarias al pensar y al sentir de muchos más millones de personas. No sé cual va a ser el papel de España en esa pugna, pero hoy en día poco se puede esperar de la mayoría de nuestros partidos políticos, rendidos ya a esas ideas aunque en más de un caso no se corresponden con lo que interesa a la mayoría de sus votantes, simpatizantes y militantes. La solución sería apoyar a formaciones que se opusieran a esa globalización perniciosa, pero por ahora las que hay están más preocupadas por otras propuestas políticas, menos importantes porque se circunscriben solamente a España, y no se dan cuenta de que nuestra patria sólo fue grande de verdad cuando dejó de pensar en sí misma, aunque parezca una paradoja.

Pepe de Brantuas. Enero de 2017, en España.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Por el Mundo, Vida humana

¿Algo qué comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s