El voto inútil, ¿nace o lo hacen?


La martingala del voto útil no sé quién la inventó, pero desde décadas o lustros suena en nuestros oídos en momentos electorales, sobre todo cuando parece que le va a faltar la gota final dominadora al candidato que la arguye. No les basta el vaso medio lleno, o a dos tercios, que quieren el rebose, el desbordamiento parlamentario, el gobierno absoluto, dentro de lo que nuestra maltrecha democracia les permite. Como además, los tradicionales enemigos del sistema parlamentario, y de España, claro, siempre han invocado la ingobernabilidad celtibérica como dolencia asociada a todo lo que resulte de unas elecciones por sufragio universal (les gustaría que sólo votasen los listos), el voto útil deviene en remedo casero, en bálsamo de Fierabrás, en pócima milagrosa para conjurar el mal. Y no vayan a pensar que es la derecha, ya no tradicional, la única que lo esgrime, que tal hacía la izquierda no hace mucho y acaba de hacer, a medias con los separatistas, por aquello de alcanzar la quimera de la soberanía catalana.

construyendo muros...

construyendo muros…

Siempre que voté mi voto ha sido útil aunque no saliera el candidato; útil para mí, para no tener cargo de conciencia de haber votado a otros que no lo merecían; para no sentir vergüenza viendo lo que hacían o no hacían los elegidos después de las elecciones. Útil también para la patria, por no ser cómplice del mal gobierno y de toda villanía que suele cometerse desde las tarimas del poder. Aunque, a veces, me he equivocado al votar engatusado por la triste cantinela de la utilidad electoral, y quien ha salido con mi voto lo ha convertido en inútil, por su incapacidad, su debilidad, su vanidad o su soberbia. Pero era útil cuando entró en la urna de mi mano, virgen e ilusionado, y sólo después los malos administradores lo pervirtieron.

Personalmente creo que ahora hay millones de compatriotas que sienten, no sin razón, que su voto ha sido tirado a la papelera y que sólo es esgrimido como número estadístico legitimador de vanidades personales o de fanatismos ideológicos, sin ver la potencialidad plural que tiene cada voto ciudadano, cada uno individualmente; pues no es un sí o un no en un referéndum, sino que es una delegación de gobierno que presupone la inteligencia y la buena voluntad del quien lo recibe, y su capacidad de hacer política de la buena, de la que construye, la que busca puntos comunes con los opuestos, la que pone por encima el bien común o, en su defecto, el interés general, antes que los de la propia facción o de su líder.

¿Qué pensarán los votantes del PP o del PSOE ante la incapacidad de sus partidos para establecer una conversación civilizada y necesaria para la nación en la que viven? ¿Realmente pueden creer que su voto está siendo útil y no una mera coartada para reafirmar personalismos incompatibles y para crear trincheras insalvables? ¿No estará siendo el más inútil de todos los votos? Y me refiero a la mayoría, a los inteligentes, a los que no son meros fanáticos de unas siglas o de un sujeto al que reírle los chistes aunque no tengan gracia.

Desde luego, si hay nuevas elecciones todos nuestros votos habrán sido inútiles y tendremos otra oportunidad, para que quienes salgan no los vuelvan a convertir en basura. Eso espero.

Pepe de Brantuas. Enero de 2016, en España.

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-SinDerivar 4.0 Internacional.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Eso que llaman política, Vida humana

¿Algo qué comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s