Exiliados…


Hay unas palabras de Castelao que me impresionaron desde la primera vez que las leí. Terminada la Guerra Civil española se inició la II Guerra Mundial, si es que la nuestra no fue su comienzo. A los exiliados españoles se les unieron miles de europeos que huían de aquellos países que comenzaban a ser ocupados por las tropas nazis o, en el este, por las soviéticas: Austria, Checoslovaquia, Polonia, Estonia, Letonia, Lituania, Finlandia… Como ellos, encontraron miles de problemas, incomprensión o represión en las naciones a las que pedían ayuda. Poco después, algunas de esas mismas naciones también fueron ocupadas o sufrieron las consecuencias de una larga y sangrienta guerra.

de Oriente y África...

de Oriente y África…

Los paralelismos en la Historia son siempre peligrosos, porque con demasiada frecuencia los efectos inmediatos no nos dejan ver la raíz de los problemas que los causan, pero es innegable que el totalitarismo islamista es, en gran medida la causa de que Europa vea venir a miles de refugiados que huyen de la muerte en Oriente y en África. También da la impresión de que Rusia ha pasado a desempeñar el viejo papel de falsa neutralidad, agresiva contra Ucrania, pasiva en lo que sucede en Siria e Irak. Y Turquía, una vez más aprovecha las circunstancias para dificultar el combate contra los responsables, islamistas en este caso.

Y también es evidente que la reacción de los países libres de Europa no puede ser la misma que 75 años atrás. La indiferencia o rechazo ante el éxodo masivo de refugiados y los crímenes de los nuevos totalitarios, podría llevarnos a un desastre mucho mayor que aquel al que nos llevó la indolencia y el pacifismo de aquella época. Cierto que Europa es un gigante viejo y lento en sus decisiones, que ahora —como entonces— tiene parte de los enemigos tras las fronteras, pero podemos enmendar los errores del pasado no repitiéndolos hoy una vez más. No debemos dejar de ayudar aquí a los que huyen ni esperar que los criminales de allí sean derrotados por su pueblo, debilitado y perseguido, sin nuestro apoyo.

Como escribió Castelao, es un caso de humanidad y de vida.

Pepe de Brantuas. Septiembre de 2015, en España.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Baul de Twitter, Eso que llaman política, Por el Mundo, Vida humana

¿Algo qué comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s