¿Enseñanza mixta? Qué no te den gato por liebre.


(Coeducation? Do not you pig in a poke.)

Derecho a elegir...

Derecho a elegir…

Se le puede llamar con el eufemismo de integradora para poder así denigrar a la enseñanza diferenciada con el calificativo de segregada, pero en el fondo nada prueba que la primera sea mejor, sino que en muchos países y desde sectores progresistas se empieza a sospechar que para las chicas y los chicos podría serlo la segunda. Además, defender la mixta como única legítima para recibir fondos públicos esconde el deseo de poder convertirla en la única legal.

Sin ir más lejos la Convención de la UNESCO en su artículo segundo aclara que no puede ser considerada discriminatoria la enseñanza diferenciada, solo por esa razón. Pero además es que es de sentido común. Negar a alguien la pertenencia a un centro por razón de sexo no es discriminación si éste no es el único centro que existe de esas características. Por la misma razón que no es discriminación por razón de nacimiento que se rechace la pertenencia a una peña de nacidos en 1954 a quien no nació ese año, ni es discriminación por razón de opinión el hecho de no admitir en un grupo parlamentario a los de opuestas ideas políticas.

En el fondo ambas formas no tienen por que ser incompatibles como tampoco lo son la enseñanza privada y la pública. Solo desde una mentalidad totalitaria tendría sentido defender la pública o la mixta como superiores a la privada o a la diferenciada. La enseñanza de una religión o de una filosofía de vida en un centro es una prolongación de la competencia familiar en esa materia, reconocida por la Constitución y los acuerdos internacionales asumidos por España. Siempre que los padres hayan elegido libremente.

Cuando los poderes públicos pretenden educar a los ciudadanos, sean estos menores o no, estamos ante el adoctrinamiento. Y eso sucede siempre que se abusa del término educación cuando se debería usar el de enseñanza. Con independencia de que estén ambas relacionadas, si desde la escuela, pública o privada, se pretende educar al margen de los padres se comete una intromisión en la competencia familiar y, en la mayoría de los casos, de forma ineficaz. Con el mal añadido de que el tiempo perdido en ese adoctrinamiento escolar, ya sea en la asignatura de EPC o con el mal uso de la libertad de cátedra, merma el empleado para enseñar las materias que en su casa no puede aprender el alumno.

Como dice en su blog un ilustre político La educación es más que el rendimiento escolar, y el aprendizaje y asimilación de la diferencia sexual es tan importante, o más para determinados supuestos, que la media de notas de un grupo en matemáticas o lengua. Así va por los suelos la enseñanza en España. Con esas preferencias no hay posibilidad de equipararse a otros países con más rendimiento escolar. Y lo peor es que él mismo reconoce que la educación es algo más que la enseñanza. Pero ese algo más no es función del Estado ni de ninguna administración, sino de los padres.

Todas las personas, ciudadanas del estado español, pagamos impuestos, directos o indirectos, las 24 horas del día y todos los días de la semana. Por esa razón, el dinero público no es del Estado, ni de la Comunidad Autónoma, ni de las Diputaciones ni de los Municipios. Es nuestro y todos tenemos derecho a él. Si por razón de opinión o de creencias se nos discrimina en el uso de ese dinero se va contra el propio artículo 14 de la Constitución que tanto invocan los contrarios a la educación diferenciada.

El señor Gorriarán, en su blog trata de hacer una distinción semántica entre la convicción privada y la convicción pública, con poco acierto: El problema no radica en la convicción privada, que puede responder a muchos argumentos o preferencias, sino en cuando la convicción privada se convierte en asunto público. Pero el problema es que defender la enseñanza mixta como única es también una convicción privada, al menos de tipo filosófico, que se convierte en asunto público. Y además se convierte en asunto público de carácter represivo, cuando se intenta impedir la opción opuesta, ya sea con la prohibición legal directa o, como defiende este político de UPyD, de manera indirecta negando los fondos procedentes del dinero de todos para esta forma de enseñanza.

Para que los niños ciegos tengan igualdad de oportunidades con los que pueden ver, reciben una educación diferenciada adecuada en España a través de la ONCE. Y eso les permite una mayor libertad de elegir el resto de su vida. Igualdad y libertad que parece defender el Sr. Gorriarán, pero que en realidad se la niega a los padres que desean para sus hijos una enseñanza que es mejor según sus ideas.

Otros aspectos del artículo de este ilustre político nos muestran claramente la falta de argumentos para defender su tesis: Identificación de esta educación con el franquismo, reducción del ideario religioso a una mera educación de tipo sexual, etc. Lugares comunes de una izquierda trasnochada que está muy lejos del impulso que le ha dado el presidente Obama en USA o de la socialdemocracia alemana y del partido de los verdes que apuestan precisamente por el tipo de enseñanza que al Sr. Gorriarán y a sus colegas de la izquierda española les parece tan retrograda.

Pepe de Brantuas. Agosto de 2012, en España.


Licencia de Creative Commons This work by Pepe de Brantuas is licensed under
Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cosas de España, Por el Mundo, Vida humana

¿Algo qué comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s