La guerra y el déficit público.


(The war and the deficit.)

Cuando un estado ha conseguido cinco
grandes victorias está en la ruina. Proverbio chino.
SPEDRO08B

Cañones o mantequilla

No sé si el proverbio oriental tiene razón ni si España, Occidente, la Coalición Internacional o quien sea han tenido ya sus cinco victorias, pero el hecho es que el verdadero inicio de la crisis no es muy posterior a las intervenciones en Oriente tras los atentados del 11S. En toda guerra, y ésta es dilatada, a los gastos militares corrientes hay que añadir las pérdidas por la destrucción y, después, las inversiones en reconstrucción. La violencia masiva que supone un conflicto nunca sale gratis económicamente ni moralmente.

En el caso de España, desde 1988 hasta hoy, el porcentaje de los gastos de defensa con respecto al PIB ha ido descendiendo ininterrumpidamente del 2% al entorno del 1%. Sin embargo el gasto bruto en todo lo relacionado con lo militar ha ido subiendo despacio hasta el año 2001, sufre un incremento brusco en 2002 y mantiene su crecimiento continuado hasta el máximo histórico del 2008. Contra lo que se podría pensar, la retirada de las tropas de Irak no supuso ningún descenso. En parte porque se enviaron más tropas a otras zonas en los años siguientes y también por la creación de la UME, la unidad preferida del presidente Zapatero.

Cual ha sido el gasto total de la presencia de tropas españolas en el extranjero a lo largo de la última década no es fácil de saber, porque habría que separarlo del total anual presupuestado para Defensa. Es de suponer que es bastante inferior a países como Gran Bretaña o Francia, pero no sería extraño que fuese superior a lo gastado por Alemania, país que ha procurado mantenerse al margen de muchas de las intervenciones militares. Por el contrario, no está claro que nuestro país haya obtenido beneficios económicos a raíz de la victoria como si parecen tener otras naciones.

En los últimos presupuestos generales del Estado hay un ligero descenso que afecta directamente a la manutención de las tropas y a la renovación del único portaviones operativo con el que cuenta España. Y uno se pregunta si no sería mejor retirar soldados del extranjero en vez de poner en peligro la defensa de parte de nuestro territorio, Las Canarias por ejemplo, por un error en las prioridades. Los mayores desastres militares de la época moderna tuvieron mucha más relación con la incompetencia de los políticos españoles que con la falta de profesionalidad de nuestro ejército.

Pepe de Brantuas. Junio de 2012, en España.


Licencia de Creative Commons This work by Pepe de Brantuas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported
License

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Baul de Twitter, Cosas de España, Por el Mundo

¿Algo qué comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s